alimentación sana

Alimentarse no es nutrirse: ¿qué significa tener una alimentación sana?

La alimentación sana no es juego. Hay que tener en cuenta que cada alimento que integras a tu rutina debe corresponder con la función específica de ayudarte en tu desarrollo físico y desempeño diario.

Los carbohidratos nos dan energía y las proteínas cuidan nuestra estructura muscular. Por otro lado, las grasas saludables como la de los frutos secos o el aceite de oliva permiten que nuestro organismo pueda mantenerse libre de toxinas y demás elementos perjudiciales que solo provocan envejecimiento prematuro.

Aunque existan corrientes o creencias en torno a la alimentación tal como el vegetarianismo, acá vas a comprender de qué trata una alimentación sana e integral y porqué puede ser que, hasta el momento, jamás hayas tenido la oportunidad de nutrirte realmente.

La malnutrición no es lo mismo que el bajo peso: una persona que coma grandes cantidades de comida sin valor nutricional (calorías vacías) carecerá de los nutrientes necesarios para su cuerpo.

Alimentación sana para nutrirse

Una alimentación sana comprende cada uno de los elementos básicos en la pirámide nutricional.

Esto quiere decir que debes integrar en su justa medida carbohidratos, proteínas y aceites vegetales. Así mismo, toma en cuenta los cereales y las legumbres, mas como partes de tu dieta y no como sustitutos de otros elementos de la misma pirámide.

Es un hecho comprobado científicamente. La alimentación vegetariana está restringida de cumplir con el nivel adecuado de nutrientes que sí existen en una alimentación sana y completa, por lo cual es importante complementarse en caso de no consumir alimentos de fuentes animales.

Lo que tu nuestro cuerpo necesita

Una dieta sana es capaz de protegernos de la malnutrición, junto a un sinfín de enfermedades tales como:

  • Diabetes.
  • Cardiopatías.
  • Hipertensión.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Debilidad.
  • Envejecimiento prematuro.
  • Cáncer.

Y debemos entender esto desde las primeras etapas de vida. Es decir, debemos procurar que los más pequeños sean conscientes de que su cuerpo está en crecimiento y necesita de ciertos elementos para poder der saludables y fuertes.

De hecho, es una condición que debe implementarse desde la lactancia. Aun con un reducido de elementos para integrar, si se cuida que tengan una alimentación sana es posible evitar riesgos como:

  • Deficiencias cognitivas.
  • Sobrepeso infantil.

De tal manera que junto a la idea de lo necesario que es cuidar la alimentación, incluso desde la lactancia y la niñez, es así como podemos empezar a calcular el nivel de nutrientes que cada organismo requiere.

Por ejemplo, es recomendable que las grasas consumidas no sobrepasen el 30% de la ingesta total. De tal manera es posible evitar condiciones que comprometan la salud como hipertensión u obesidad.

Dile sí a los nutrientes de calidad

Los nutrientes de calidad que tu organismo necesita los encontrarás en las frutas, vegetales, legumbres, frutos secos, cereales integrales y carnes magras.

Cada día debes consumir al menos 400 gramos de frutas y hortalizas, eliminando el uso de tubérculos feculosos como las papas o las batatas.

Conforme al uso de azúcares libres o los que son iguales a los que se les añaden a los platillos y los productos, no puede superar el 10% de tu alimentación diaria.

Sobre las grasas no saturadas, estas deben rondar el 30% de la ingesta diaria. Algunos alimentos que cuentan con este tipo de grasa saludable, tal como comúnmente se le conocen son:

  • Pescados.
  • Aguacates.
  • Frutos secos.
  • Aceite de oliva.

¿Qué hay de las grasas rumiantes, mejor conocidas como carnes animales? Este elemento debe incorporarse en tu dieta diaria en no más del 30%.

No existe la dieta ideal: la alimentación sana depende de tu cuerpo

Elimina de tu cabeza la idea de que existe la dieta ideal. Cada persona requerirá un nivel específico que vaya conforme a su tipo de rutina, y mucho más si esta incluye cierto entrenamiento físico como levantamiento de peso.

No obstante, si deseas tener una dieta sana en términos generales, acá te vamos a incluir algunos consejos para que puedas optimizar tu alimentación y realmente nutrirte como deberías:

  • Agregar verduras en cada comida.
  • Opta por frutos secos para los snacks.
  • Busca frutas acordes a la temporada.
  • Cocina al vapor en lugar de freír.
  • Reemplaza la mantequilla clásica por el aceite de canola.
  • Ingiere productos desnatados.
  • Utiliza solo carnes magras o bajas en grasa.
  • Reduce al máximo el uso de sodio.

Con estos últimos consejos podrás mantener una alimentación sana para ti y toda tu familia. Por otro lado, se te recomienda acudir en ayuda de un profesional en nutrición a fin de incorporar un plan personalizado. Esto es ideal cuando buscas elevar la calidad de tu bienestar.

Rebel Box
¡Únete a nuestras clases!
Reserva
Rebel Functional
¡Únete a nuestras clases!
Reserva
Rebel Cycling
¡Únete a nuestras clases!
Reserva
Rebel Yoga
¡Únete a nuestras clases!
Reserva
Rebel Barre
¡Únete a nuestras clases!
Reserva